Imagen del árbol del té

Árbol del té, la planta de las 1001 propiedades

Árbol del té ¿Qué es y de dónde procede?

El árbol del té es un arbusto procedente de Australia que puede llegar a alcanzar los 5 metros de altura. Es principalmente conocido por sus propiedades antisépticas y su efecto de tratamiento para combatir los piojos.

¿De dónde proceden sus propiedades?

Las propiedades del árbol del té proceden de sus aceites esenciales; extraídos de sus hojas y ramas por medio de destilación, obteniendo un líquido incoloro tirando a ámbar pálido y  con un olor fuerte característico. El aceite del árbol del té tiene más de 100 componentes distintos; y es aplicado para el tratamiento de numerosas patologías.

¿Para qué se utiliza el árbol del té?

Es utilizado para el tratamiento y la prevención de numerosas afecciones y patologías, entre las que destacan:

  • Acné; se pueden tratar los granos directamente de manera individual con un bastoncillo húmedo con aceite de árbol del té, bien líquido o en roll-on. También se pueden preparar líquidos a base de aceite esencial de árbol de te; posteriormente utilizados para limpiar la cara; y favorecer el secado de los granos y reduciendo el efecto del acné en la cara.
  • Caspa; se recomienda usar champú con aceite de árbol de te de manera regular y, una vez por semana, aplicar aceite de árbol del té directamente sobre el pelo y dejar reposar durante una hora para, posteriormente, aclarar de nuevo con champú.
  • Cistitis; para evitar problemas de infecciones de orina, se recomienda limpiar con un bastoncillo de algodón la zona después de cada micción.
  • Dolores musculares; hacer masajes con aceite sobre las zonas afectadas. Si los dolores son en zonas muy específicas, se puede utilizar árbol del té puro.
  • Pie de atleta; aplicar aceite esencial puro hasta 3 veces al día para evitar las infecciones provocadas por los hongos que producen el conocido pie de atleta.
  • Pies sudorosos; hacer baños con aceite diluido en agua o, si es muy fuerte, aplicar aceite esencial puro sobre las plantas de los pies, recuperando su frescor, limpieza y desinfección.
  • Tos; darse masajes con aceite esencial en el pecho y la garganta, al menos 3 veces al día.
  • Úlceras bucales (aftas); hacer una mezcla a partes iguales de agua y aceite esencial y aplicar sobre las aftas con un bastoncillo de algodón. Se recomienda repetir entre 2 y 3 veces al día hasta que desaparezcan por completo.

Existen numerosas afecciones más que no hemos nombrado. Os invitamos a que utilicéis esta planta milenaria de origen australiano como un producto complementario a tus cosméticos habituales. Es usado para mantener tu salud en perfecto estado, ayudando a regenerar tu piel, evitar problemas de hongos y, otras 1001 propiedades y utilidades más.


Un pensamiento en “Árbol del té, la planta de las 1001 propiedades”

  1. A mi me ha salido un pequeño sarpullido así como rojizo en la clavícula. No sé si seguir utilizándolo o no porque en otras zonas no me pasa nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *